Entrega gratis en 2-3 días laborables

0

Tu carrito está vacío

Y TÚ ¿QUÉ QUIERES SER?

febrero 24, 2020

¿Médico? ¿Astronauta? ¿Pirata? ¿Superhéroe? ¿Galleta?

Porque sí, tenemos una caja llena de disfraces y podríamos convertirte en cualquier cosa pero, para que nos vamos a engañar… ¡lo que mejor se nos da es transformar a la gente en galleta!

Ya os contamos alguna vez que nos encanta celebrar. Lo que nunca os dijimos es que aprovechamos cualquier ocasión para disfrazarnos; por lo que intuiréis que esta es nuestra fiesta por excelencia.

No necesitamos muchos motivos y cualquier excusa es buena para sentarnos alrededor de la mesa y hacer un desayuno juntos.

Y, evidentemente, si es con pelucas y gorros de colores, ¡mucho mejor!

¿Quién no recuerda los carnavales de cuando era niño?

Cuando convertirte en lo que más deseabas era tan fácil como chasquear los dedos y enfundarte un traje que te convertía al momento en aquello que más querías.

Podías pasarte horas en la calle, corriendo y jugando con tus amigos.

Y al final del día tu sonrisa de payaso se había convertido en un mejunje de migas de colores de todos los dulces que te habías zampado para merendar.

No importaba el tiempo que hiciese. Si hacía calor, lucías disfraz sin abrigo.

Si hacía frío, te compraban uno 4 tallas más grande y te rellenaban de capas y capas de ropa como si en realidad fueses disfrazado de cebolla.

Y pasases como pasases el carnaval siempre había un factor común en todos los niños: al final del día te metían con pinzas debajo de la ducha.

No hace mucho alguien nos dijo que cuando regaló una de nuestras cajas sintió lo mismo que cuando iba disfrazado de niño y los amigos esperaban expectantes a que se quitara la careta para ver quién se escondía tras ella.

Nos decía con cariño que la cara de sorpresa que recibió cuando abrieron la tapa de la caja y vieron la galleta que había dentro, lo teletransportó a aquellos momentos.

No sabemos qué planes tenéis para este carnaval pero nosotros solo os pedimos tres cosas: ¡pasadlo en grande, comed cosas ricas y no perdáis nunca la ilusión!